Francisco Paz Y.      @Francisco_Paz_Y

En mi artículo publicado el 2 de junio pasado, referido al artículo 333 de la Constitución, sostuve lo siguiente: “No queda otro camino que honrar el deber establecido en ese artículo, ante la evidente ruptura del orden constitucional perpetrada por la dictadura, cuyo más abominable zarpazo pretenden ejecutar con la usurpación de la soberanía popular, al sostener que se ha convocado una asamblea nacional constituyente, sin que medie un referendo que permita que el pueblo exprese si se convoca o no”.

Según ese deber, todo ciudadano investido o no de autoridad, debe colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución, ante la eventualidad de ser derogada por un acto de fuerza o por un mecanismo distinto a los previstos por ella misma.  No hay duda alguna de que la situación que vivimos constituye la situación en la que pensó el constituyente de 1999, cuando decidió establecer ese deber a todo ciudadano.  Nos corresponde a todos colaborar para restablecer la vigencia de la Constitución, y cada uno debe hacerlo desde su particular posición y con los medios que tenga a su alcance.  Así lo hizo el miércoles pasado la señora fiscal general de la República, al declarar que desconoce las sentencias del TSJ que violan abiertamente la Constitución. Y cada uno de nosotros tiene que cumplir con ese deber.

Una manera de hacerlo es dejar constancia formal de que no se es partícipe del golpe de Estado que pretenden consolidar con la fraudulenta constituyente, denunciando el delito que se está cometiendo desdeel 1º de mayo de este año, al avanzar en la intención de cambiar violentamente la Constitución, esto es, de cambiarla por un medio que no está previsto en ella.  De allí que varios profesores de la Escuela de Derecho de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCV hayamos considerado que una manera concreta de cumplir con el mencionado deber es denunciando la comisión del mencionado delito, previsto en el artículo 143 numeral 2 del Código Penal.  Y nuestra colaboración ha consistido en elaborar un escrito de denuncia, cuyo texto está a disposición del público, para que todo ciudadano que quiera hacer constar que honra el deber de colaborar con el restablecimiento de la efectiva vigencia dela Constitución y que no es cómplice del gravísimo delito que se está cometiendo se dirija a cualquier fiscal del Ministerio Público, con el propósito de denunciarlo.

Seguidamente, dejo el texto del escrito que cada ciudadano que desee hacerlo debe hacerlo, luego de identificarse al inicio de este, lo suscriba y consigne en cualquier fiscalía del país:

CiudadanoFiscal____ del Ministerio Público del Estado _______________.

Su Despacho.-

Yo,—————————, de nacionalidad——————–, mayor de edad, de este domicilio, titular de la cédula de identidad N°—————-, acudo ante su competente autoridad, dando cumplimiento al deber establecido en el artículo 333 de la Constitución y de conformidad con lo establecido en elartículo 267 del Código Orgánico Procesal Penal, para denunciar formalmente la comisión del hecho punible, perseguible de oficio, que a continuación se describe:

Es un hecho notorio que el ciudadano Nicolás Maduro Moros, con la cooperación inmediata y complicidad de otros ciudadanos, como son los miembros de la llamada comisión nacional constituyente, adelanta una conspiración para cambiar la Constitución, convocando directa y arbitrariamente la instalación de una asamblea nacional constituyente en franca violación de los artículos 347 y 348 del texto fundamental y manifiesta usurpación de la EXCLUSIVA Y EXCLUYENTE atribución primaria y constitucional que ostenta la soberanía popular, que reside intransferiblemente en el pueblo (artículo 5 de la Constitución).  Por lo tanto, el pueblo de Venezuela es el único facultado para convocar dicha asamblea, mediante un referendo que apruebe o no la convocatoria y las bases comiciales que regirían la integración y el funcionamiento de una asamblea nacional constituyente.

En la referida trama delictuosa tienen activa participación cuatro miembros del Consejo Nacional Electoral, los individuos que ocupan los cargos de magistrados de la Sala Constitucional, quienes en descarado abuso y desviación del ejercicio del poder y violación de la Constitución, conforme al artículo 139 constitucional, han incurrido en responsabilidad penal dada su condición de altos funcionarios públicos, por la flagrante comisión del delito de conspiración en contra de la Constitución de la República, tipificado en elartículo 143, numeral 2, del Código Penal vigente, que reza: “Artículo 143.  Serán castigados con presidio de doce a veinticuatro años: (omissis) 2.  Los que, sin el objeto de cambiar la forma republicana que se ha dado la nación, conspiren o se alcen para cambiar violentamente la Constitución de la RepúblicaBolivariana de Venezuela”.

En la conspiración en curso también concursan quienes abiertamente se postulan como integrantes de la írrita asamblea nacional constituyente, así como las personas que prestan apoyo promocional al execrable agravio contra el orden constitucional, y quienes participen en la elección convocada para consumar el cambio violento de la Constitución.  Finalmente, solicito que, con la presente denuncia por encabezamiento, sin pérdida de tiempo, se ordene el inicio de la correspondiente investigación, de acuerdo con el mandato contenido en el artículo 282 del Código Orgánico Procesal Penal .

En la fecha de su presentación”.

Con ese formato de escrito de denuncia, proponemos una forma, entre tantas, de cumplir el deber del 333.  Va de suyo que hablo de aquí y de ahora.

–Francisco Paz Y.– 30-7-2017

Fuente: http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/una-forma-honrar-deber-que-impone-articulo-333-constitucion_190402

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.