No hay respeto a la vida...

No hay ninguna duda de que en Venezuela el respeto a la vida ha desaparecido como práctica de las responsabilidades del gobierno.  Para empezar, el hecho de que la mayoría de los venezolanos no cuente con los recursos para comprar los alimentos del día, lo cual trae como consecuencia los riesgos de muerte y desnutrición, especialmente para aquellas poblaciones de mayor vulnerabilidad, ya deja bastante claro que la preservación de la vida no es la guía de la acción pública.  A ello debe agregarse que también la mayoría de la población no tiene acceso a los medicamentos para afecciones de todo tipo, y que por la falta de ellos muchas personas están en peligro real de morir.  El grado de desprotección ante la violencia, que ha condicionado que la gran mayoría de la población se sienta con temor incluso en su propia vivienda, ha llegado hasta el punto de que el país es considerado en este momento el más peligroso en el mundo.  Ya todo eso bastaría para tener la máxima preocupación.

A todo lo anterior hay que agregar el clima de zozobra que ha experimentado el país ante los sucesos ocurridos en El Junquito la semana pasada.  Especial mención deben recibir dos hechos absolutamente sorprendentes que requieren ser aclarados en las investigaciones por venir.  En primer lugar, el lamentable resultado en vidas humanas cuando aparentemente había disposición de entregarse ante las autoridades.  Y, en segundo lugar, las acciones de los organismos oficiales para disponer de los cuerpos de los fallecidos sin tomar en consideración la voluntad de sus familias.  Estas acciones, por parte de los organismos responsables, indican que no existió mayor miramiento por los sentimientos y decisiones de los familiares.

En las actuales circunstancias del país, en las que cada día que pasa agrega multitud de situaciones que reflejan el malestar y rechazo de los ciudadanos, estos hechos son completamente inauditos.  Son expresión de rasgos inequívocos de una gran descomposición institucional.  El respeto por la vida y la muerte deben ser signos característicos de las sociedades.

“Cuando se irrespeta la vida y la muerte, especialmente por la valoración que hacen las familias del dolor que significa perder seres queridos, es imperativa la reflexión sobre los valores que esa sociedad comparte o ha dejado de compartir”

Es un llamado muy directo a la conciencia de los actores políticos y sociales que participan.  Es una alerta colectiva sobre el tipo de conductas que están caracterizando la vida de la sociedad.

Es indudable que la situación general del país no puede ser más dramática.  En todos los frentes.  En el plano político por las grandes dificultades para encontrar espacios de acuerdo.  En lo económico por las tremendas repercusiones que tiene la hiperinflación, con su estela de destrucción en todos los espacios.  En lo social por el sufrimiento de millones de familias en su cotidiana lucha por la subsistencia.  Y como si no fuera suficiente, ahora en la vulneración del respeto a la vida y la muerte.  Si no es el punto más bajo en la incertidumbre por el destino del país, se le debe parecer bastante.

 – Marino J. Gonzále R.  – 28-1-2018

http://digaloahidigital.com/articulo/ni-respeto-la-vida-ni-respeto-la-muerte

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: