EL AGUIJÓN

El sentido común no impera en el pensamiento de Maduro.  Dirige el destino de los venezolanos a modo de propietario de hacienda que da órdenes y se deben ejecutar al pie de la letra sin derecho a protesta.  Hace suya la actitud de los déspotas, sintiéndose rodeado y apoyado por el poder de las armas, tanto las legales e ilegales.  Han trabajado durante 20 años para esa protección.

Ultrajan permanentemente el sistema de libertades y niegan el estado de derecho establecido en la constitución nacional.  Se hacen llamar defensores de los débiles, y en realidad son sus enterradores.  Cada aparición pública es para corroborar la burla hacia los ciudadanos.  Lo terrible es que en su alocución balbucea cosas que deben ser analizadas para entender el desbarajuste reinante.  La economía ha conseguido un nuevo prócer y ahora se debate en pro del premio nobel.  Lo dice Nicolás sin tapujo: “la economía venezolana está escribiendo su propio libro, no depende de nadie”.  La respuesta puede ser para reír, o tal vez para llorar, cada uno escoge que hacer.

La moneda creada por el nuevo prócer de la economía no depende de las reglas de la economía universal, es él quien define el valor de esta, y es así como el denominado Petro pasa de un valor a otro de un plumazo.  Anuncia el aspirante a premio nobel de economía, que quienes habían comprado esa moneda con anterioridad, ahora se benefician porque él decidió subir su valor y con ello ganaron.  Nada dice de la devaluación del nuevo cono monetario en un 43%, fijación del precio por dólar DICOM en 151,64 BsS.

Todo ello para no reconocer el disparate creado en la economía venezolana y que hace aguas cualquier incremento salarial, jugando a favor de la inflación y especulación, amén de los incrementos en los impuestos, el nuevo precio de la gasolina que viene empaquetado con la eliminación definitiva del llamado bolívar fuerte a partir del 5 de diciembre 2018, ese es otro gazapo que va a emitir con vaselina el régimen, y por descarte, el quiebre del sector privado, para apropiarse de las empresas, hacer populismo con lo que no han trabajado, y concluir con la apropiación de la voluntad de los ciudadanos.  Ese es su verdadero propósito.

Los regalos, perniles, calzado, ropa y bonos ofrecidos a las personas para la navidad, además de absurdas, llevan la carga de la exclusión, con la finalidad de alcanzar el sometimiento de los ciudadanos, a través del carnet de la patria.  Es de rodillas ante el déspota o la muerte es segura con los socialistas siglo XXI.

La voluntad del déspota no puede verse pisada por la expresión de la mayoría, es por eso por lo que atenta contra el voto, la autonomía universitaria y las decisiones que devienen de sus miembros, sean estos estudiantes, profesores o autoridades universitarias.  Es el mecanismo que con astucia utilizan para dinamitar la expresión de la pluralidad y fortalecer la desesperanza.

Una cosa es que la sociedad venezolana aspire cambios en paz, y otra que el régimen crea que se puede seguir burlando de los ciudadanos hasta que les parezca.  Allí la estrategia del socialismo siglo XXI tiene su techo.  Más temprano que tarde va a venir acuerdo para realizar elecciones generales en suelo venezolano.  Se tendrá que definir el sistema de gobierno que quieran los ciudadanos.  Será el resurgimiento, revisión y acople del sistema de libertades, o la continuación de la parodia de Nicolás y el socialismo del siglo XXI.

ARTURO MOLINA – 2-12-2018

jarturomolina@gmail.com

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

Publicado por Blogger en TRINCHERA TACHIRENSE el 12/02/2018 10:37:00 a.m.

Enviado por: JOSUE ARTURO MOLINA SUAREZ <jarturomolina@gmail.com>

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: