Frente Amplio

¡UN SOLO CAMINO! 

Lo importante es lo que sigue, porque lo hecho, hecho está.  Finalmente, el país dejó solitario a Nicolás Maduro en su sainete electoral.  Producto del llamado del Frente Amplio o no de abstenerse de participar, lo cierto es que la participación en los extraños comicios fue la más baja registrada en la historia de Venezuela desde 1958.  Un récord.

Con los centros electorales vacíos y Maduro fingiendo normalidad, se trató de legitimar lo que ya se conoce dentro y fuera del país como una vulgar dictadura.  Una dictadura, eso sí, asesorada por el comunismo cubano, por lo que es de suponerse, los métodos para sostenerse en el poder serán prácticamente un calco de Cuba.  Ya estamos, de hecho, en el “período especial”.  Lo que falta es un malecón emblemático, pues la prostitución, en verdad, se negocia de manera abierta en dólares, ídem que en la emblemática isla.

El cuadro del Gobierno es ese.  Con la peor crisis económica de la historia y sumergido en el rechazo de la comunidad internacional, al madurismo solamente le queda seguir ejerciendo la fuerza para mantener el estatus derivado de 1999.  Mañana, procederán a modificar la Carta Magna mediante la espuria Asamblea Nacional Constituyente; promoverán el referendo revocatorio de los diputados del legítimo Parlamento; destruirán buena parte de lo que resta de economía privada, y se lanzarán por el barranco de una dictadura mucho más abierta y formal.  Se arriesgan a salir por la puerta trasera del Palacio de Miraflores.  Así se están jugando su propia supervivencia.  Incapaces de tomar un respiro y pasar a la oposición para luego regresar al poder, el madurismo quiere todo o nada.

A Nicolás Maduro lo subestimó la oposición.  Quizás, siguen subestimándolo.  De esto se mofó el domingo en la noche el tirano, quien confesó frente a una muchedumbre, que ya no era el mismo “muchacho” que recibió la presidencia luego de la muerte de Hugo Chávez, y que ahora ya es “todo un hombre”.

Así las cosas, luego de la abrumadora abstención de este domingo, lo importante es hoy.  Y mañana.  Y los días que están por venir.  Porque embarcarse en el camino de la abstención puede conducir a un callejón sin salida, o a la propia salida.  Para que ocurra lo segundo, la disidencia debe capitalizar la abstención de las presidenciales, retomar la confianza perdida en la militancia, y proponer, de una buena vez y sin ambages, un plan convincente de acción a ejecutarse en los próximos meses.  Todo lo anterior, dentro del marco, ahora sí, de la unidad.  Ya es momento.  Se hace demasiado tarde.  Maduro se aproxima a gobernar cómodamente durante seis largos años más.  La pregunta clave: ¿Podrá la dirigencia opositora aglutinarse, ahora sí, en torno a un método, o el capítulo de la apabullante abstención terminará como los fracasos de las marchas, los paros y el plebiscito del 16 de julio de 2017?

Danny Leguízamo / El Cooperante

 – DolarToday – 21-5-2018

https://dolartoday.com/un-solo-camino-la-oposicion-esta-obligada-unificarse-o-el-pais-terminara-como-cuba/?new=1

Imprimir
Comentarios con Facebook