El culto a Bolívar se vuelve frenético durante el gobierno del presidente Eleazar López Contreras (1936-1941), hasta el punto de llegar al desquiciamiento. La asiduidad de la publicidad que entonces se divulga para establecer un vínculo entre el Libertador, y el país que busca horizontes diversos después de una férrea dictadura, supera los anteriores intentos de deificación, inclusive los realizados por Guzmán Blanco, según se tratará de mostrar ahora, para que muchas de las relaciones entre el héroe y la sociedad del futuro se vuelvan demenciales.

¿Por qué? Porque ya se ha iniciado un camino parecido desde el siglo XIX, sin provocar alarma. Porque la incertidumbre de entonces, sin la presencia del tirano, puede alimentar un bolivarianismo desorbitado que parece cosa natural. El nuevo mandatario siente que pisa terrenos resbaladizos , pero es una sensación que comparten igualmente los exiliados jóvenes y viejos, los combatientes que salen escamados de la cárcel, los empresarios, los hombres del cuartel y la gente sencilla. A don Eleazar le cae del cielo una tendencia familiar que le ha ayudado a sobrevivir y a escalar posiciones durante el gomecismo, pero también al resto de sus gobernados: el hábito de aferrarse al pasado histórico para disimular los horrores del presente y soñar con remedios infalibles.

López Contreras le quitó tiempo a sus faenas cuartelarías y a su obediencia del dictador para mirarse en el espejo de la epopeya. Escribió cinco libros de historia en los cuales aparece como un devoto del Libertador y de las hazañas libradas en su época. A través de Bolívar conductor de tropasVida militar de SucrePáginas de historia militarEl pensamiento de Bolívar Libertador y El Callao histórico, se empeñó en conectar a los lectores con una nómina de figuras ejemplares, especie de bienaventurados a quienes convocó la eternidad para la felicidad del pueblo. ¿Por qué no sacarlos ahora de sus páginas, encabezados por el más grande, para ponerlos a remendar un capote lleno de agujeros?

En 1966, cuando escribe la defensa de su gestión, don Eleazar confirma la orientación sobre la cual se insiste ahora. Se puede leer en Gobierno y administración (1936-1941):

(…) la verdad es que mi gobierno creyó necesario levantar el adormecido culto por nuestro héroe máximo, Bolívar, por su obra de Liberación Continental y por sus principios doctrinarios, para oponerlos a las nuevas doctrinas, llámense nazista, fascista o comunista, que han estado tratando de infiltrarse y dominar todas las actividades humanas , espíritu, mentalidad y conciencia. Aun más, con una doctrina patriótica y nacionalista se podrían contener y eliminar la tendencia a que cada grupo triunfante en nuestras guerras civiles y políticas, volviera con la funesta tradición de imponer una nueva Causa Sectaria con su correspondiente Caudillo y organizador de otro gobierno arbitrario y despótico. (…) Acusarme, pues, de bolivarianismo en beneficio de una política personalista y sectaria, es desconocer mis antecedentes de fervor bolivariano y mi probada actuación pública sin arrestos o pretensiones descabelladas de creerme caudillo militar o político.

Ante el advenimiento de las ideologías del siglo XX, susceptibles de crearle preocupaciones que no puede disipar con las herramientas de su formación, o con lo que buenamente pueda brotar de sus neuronas, solo atina a arrojarse en el regazo del Libertador sin calcular la magnitud del anacronismo en el que sume a Venezuela. Ante el temor a las facciones y a la imposición de lecturas unilaterales de la sociedad, propone la solución de un uniforme confeccionado en la antigüedad, sin pensar en cómo puede estorbar en el cuerpo de una república distinta a la que conoció el gran costurero del pasado. Tampoco piensa en los límites de la inapropiada indumentaria, debido a que le atribuye la cualidad de la bondad absoluta y la posibilidad de responder a los intereses supremos de una colectividad amenazada por el fraccionalismo.

¿Farsa? López Contreras cree firmemente en la solución bolivariana. Uno de sus servidores asegura que fue “un místico de Simón Bolívar” y no parece posible desmentir la afirmación. Si no existe en Venezuela la tradición de la convivencia partidista mientras acaba de morir un terrible mandamás y mientras llegan alarmantes rumores sobre los fascistas y los bolcheviques, un oficial de la cúpula gomecista que ha querido meterse desde sus confines de autodidacta en las profundidades de la historia, puede profesar con fe de catecúmeno la religión del Padre que vuelve del sepulcro con su faro contra la incertidumbre y con su evangelio frente a la maldad.

Para el cometido pone en marcha una institución ad hoc, la Sociedad Bolivariana de Venezuela, que funda por decreto presidencial el 23 de marzo de 1938. Estuvo precedida por pequeñas agrupaciones del siglo XIX, animosas pero sin concierto, pero ahora deviene corporación oficial. Veamos los razonamientos que maneja la autoridad para ponerla en marcha, fundamentales debido a que implican la resurrección oficial del héroe.

CONSIDERANDO Que el pueblo de Venezuela alienta indestructibles sentimientos de gratitud hacia los Fundadores de la Patria, y cumple al Gobierno Nacional estimular ese culto, mediante la creación y la tutela de instituciones que tengan por objeto expreso el honrar la memoria de aquellos varones meritísimos, de tal manera que los ideales generosos que ellos sustentaron encuentren forma i correspondencia en la realización de beneficios directos para la República (…)

CONSIDERANDO Que el país aguarda una acción social y cultural informada precisamente en el ideario político del Libertador y de los Próceres que lo secundaron en la magna obra emancipadora, porque ese ideario contempla la mayor suma de bienestar para los pueblos; y que propender desde la esfera oficial a la efectividad de aquella acción , es dictado de patriotismo; de acuerdo con los resuelto en Consejo de Ministros y de conformidad con la atribución 14 del artículo 100 de la Constitución Nacional.

DECRETA: Artículo 1. Se crea la Sociedad Bolivariana de Venezuela.

El lector habrá captado el funcionamiento de la lógica del general: como el pueblo ama a Bolívar y a los protagonistas de la Independencia, él actúa en consecuencia; como el pueblo entiende que las ideas de tales personajes, relativas a tres décadas del siglo XIX, se deben usar en el país petrolero de 1938, el gobierno crea la institución susceptible de ponerlas en práctica. Lo que sirve para la comarca arrasada de las guerras contra España, funciona en la república de los hidrocarburos. En el documento se proclama la existencia de un pensamiento obligante, ilimitado, ubicuo y útil, declaración que pudiera juzgarse como parte de una retórica inofensiva de no ser por el empeño que entonces se pone para que devenga hecho concreto.

La Sociedad Bolivariana tiene una manera delicada de promover la fe. Así se deduce de un Llamado al patriotismo que incluye en su revista de julio de 1936, en la cual se advierte:

La Sociedad Bolivariana hace un llamamiento a los escritores nacionales de todos los estilos y tendencias para que observen una pauta de reverencia en sus escritos sobre el Libertador, sin perjuicio de la más libre expresión de las ideas. Está. Desde luego, muy bien que se censure, pero está muy mal la violación de obligados sentimientos para con el autor de nuestra libertad?

¿No se coartan así las posibilidades de investigación sobre la Independencia y sobre su figura fundamental? ¿No se frenan las interpretaciones alejadas de la ortodoxia, y los juicios que ve con malos ojos la flamante y modosa Inquisición?

Pero la influencia de la institución no se reduce a la producción intelectual. Penetra el territorio de la administración pública hasta extremos patéticos. Para el cumplimiento de su cometido en la vida de los ciudadanos, tiene una sede principal en Caracas y sucursales en las capitales de los estados, en las cabeceras de distritos, en municipios, departamentos y parroquias. Cada gobierno regional debe organizar un comité de promoción en el cual participan los notables del lugar con la ayuda económica del Departamento de Relaciones Interiores, a través del Capítulo VII de la partida presupuestaria.

Por si fuera poco, el 3 de marzo de 1938 el primer mandatario envía una correspondencia circular a los presidentes de estado para comunicar las siguientes exhortaciones:

Una preocupación constante de nuestro pueblo por hacer perdurar en la mente de nuestro pueblo el ideario político el ideario político del Libertador, nos lleva sin duda alguna a desarrollar por medio de limpias ejecutorias la obra que como un legado inestimable nos encomendara con su certera visión ciudadana quien dio el más alto ejemplo civilista, pues en dicho ideario político se contemplan con clara percepción las previsiones inmediatas de los vitales problemas que confronta nuestra sociedad. Unificar por medio de la Sociedad Bolivariana de Venezuela todas las fuerzas vivas del país, es procurar estrechar los nexos que nos unen a los venezolanos y es, a la vez, una invitación a deponer viejos rencores y odios lugareños para ir rectamente hacia la conquista de normas constructivas, por las que clama la totalidad de las regiones del país, para su mejoramiento, para la alteza de su dignidad y para el propio prestigio de la República.

Después de la galimática exhortación, el presidente organiza Congresos Bolivarianos para concretarla. El primero de esos congresos se reúne en agosto de 1938, y otro en julio de 1940. El bueno de don Eleazar los está convocando para (…) desarrollar una campaña de depuración y de enseñanza, para fomentar diariamente el culto a los genitores de la nacionalidad, no solo en forma reverencia, sino tomando su ejemplo como estímulo para el avance, como deber sagrado de conservar su herencia y acrecentar el tesoro que nos legaron (…) a intensificar una acción social y cultural inspirada en el credo político del Libertador ; a auspiciar de uno a otro extremo del país, cuanto se dirija al bienestar general. (…) la Sociedad Bolivariana debe constituir un poder moral (…) guía e instrumento de perfección individual y colectiva.

Pareciera que ni Bolívar ni la Independencia han pasado, debido a su contigüidad. Pero hay más hilo en la madeja de la extravagante cruzada, sin que nadie calcule entonces el tamaño de su disparate. De lo contrario, no hubiera circulado el Decreto de 18 de abril de 1938 sobre el Día del Obrero. El presidente resuelve que la celebración se realice cada 24 de julio, aniversario del nacimiento del héroe, y ordena la entrega de reconocimientos en dinero a los obreros que tangan mayor número de hijos. Después de machacar tanta propaganda patriotera, alguno de los beneficiarios pudo imaginar que el dinero salía de la bolsa de Simón Bolívar.

Y ahora, por último, la guinda del pavo. El gobierno funda una bandería llamada Agrupación Cívica Bolivariana para participar en las elecciones municipales de 1940. Mueve sus fichas mientras cacarea un supuesto mandato procedente de la doctrina del Libertador y termina ganando en el 60% de las circunscripciones. Ahora la utilización del héroe para un propósito político es evidente, pero traspasa los confines de la grosería debido a que ocurre entonces un fraude célebre por su magnitud. Los testigos más ecuánimes de la época y los dirigentes de la oposición denuncian la desfachatada manipulación de la voluntad popular, sin que el gobierno pueda ofrecer respuestas convincentes. Prefiere callar, mientras llena con sus acólitos los organismos de representatividad. La manipulación nos indica, sin posibilidad de equívocos, que el presidente López Contreras abandona el misticismo para mezclar a su numen en un chanchullo de proporciones descomunales, maroma riesgosa por lo que atañe a las alternativas de democratización que entonces se requieren y por el ancho portón que abre para abusos semejantes en el futuro.

Para eso sirvió Bolívar en la agenda de un político que recomendó “Calma y cordura” a los venezolanos de su tiempo. Ya sabemos para qué sirve en nuestros días.

Elías Pino Iturrieta – 29-10-2018

ELÍAS PINO ITURRIETA

Imprimir
Comentarios con Facebook

2 Comentarios

  1. My husband and i got now delighted Edward could do his studies with the precious recommendations he had in your weblog. It’s not at all simplistic to simply be handing out things which people today might have been making money from. We really do know we have the writer to thank because of that. All the illustrations you’ve made, the straightforward website navigation, the relationships you make it easier to engender – it’s most astounding, and it is aiding our son in addition to our family reason why the idea is pleasurable, which is certainly especially vital. Thank you for the whole thing!

Escribe tu comentario: