– Eddie A. Ramírez Serfati – 4-4-2017

BY PARARESCATARELPORVENIR POSTED ON 4 ABRIL, 2017

La posición de Luisa Ortega es de vital importancia en la lucha en contra del totalitarismo. Que alguien de su nivel y trayectoria revolucionaria haya afirmado ¨como Fiscal y ciudadana¨ que en las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ¨ se evidencian varias violaciones del orden constitucional y el desconocimiento del modelo de Estado consagrado en la Constitución, lo que constituye una ruptura del orden constitucional¨, debe desencadenar hechos trascendentes.

En varios de mis artículos he criticado a la Fiscal y a varios de sus subalternos por imputar indebidamente a ciudadanos de la oposición. También por no investigar alunas fechorías del régimen, tales como el asesinato de José Manuel Vilas o por inventar que en el período democrático hubo 10.071 violaciones de los derechos humanos, cifra evidentemente exagerada al incluir casos de enfrentamientos entre el ejército y la guerrilla castro- comunista. Es decir, hay que reclamarle muchos abusos. Sin embargo, no podemos menos que aplaudir su posición en relación a las recientes sentencias de la Sala rastacuero.

¿Qué la motivó a realizar esa contundente declaración? ¿Es una preocupación sincera por percatarse de que sus compañeros de lucha tienen mentalidad totalitaria? ¿Es por temor personal por su futuro, al percibir el derrumbe del régimen y la condena internacional al mismo? ¿Es solo una componenda con Maduro para tratar de convencer al mundo de que aquí hay independencia de poderes y por lo tanto acallar un poco a los gobiernos democráticos, a ciertas personalidades críticas del régimen y evitar la aplicación de la Carta Democrática?

Quisiera ser optimista y creer que lo hizo de buena fe, al igual que muchos militantes de la extrema izquierda del pasado, que reconocieron sus errores y hoy son baluartes en la defensa de la democracia. Eso lo dirá el tiempo. Por lo pronto debemos darle el beneficio de la duda y apoyar su posición.

Arrastracuero o rastacuero como se dice en Venezuela es una persona vividora o advenediza que aparenta más de lo que es. Refiere la pequeña historia que Páez ordenó que los pocos caballos de que disponía arrastraran unos cueros para que los realistas se engañaran con la polvareda y tuvieran la impresión de que eran sobrepasados en número, lo cual los hizo salir en desbandada. La Sala denominada constitucional aparenta contar con un gran poder e independencia, pero en la realidad es una Sala rastacuero que solo obedece las órdenes y contraórdenes del presidente de facto. Las sentencias mencionadas son una continuación de las muchas dictadas que violan la Constitución.

En dicha Sala hay de todo, desde advenedizos y vividores, hasta condenados por asesinatos, como Maikel Moreno. Incluso profesores universitarios como Carmen Zuleta de Merchán, quien enseñaba derecho a sus estudiantes y ahora practica marramucias para beneficiar a un régimen que viola los derechos humanos. Todos sus integrantes fueron designados inconstitucionalmente. Quizá por ello se creen autorizados a interpretar la Constitución como le viene en gana al amo residente en Miraflores e incluso dictar sentencias que violan la Carta Magna.

La deshonestidad intelectual de todos los delincuentes integrantes de esta Sala llega al colmo de obedecer una orden de violar la Constitución y posteriormente reversarla con una ¨aclaratoria¨ ilegal. Como dijo acertadamente Almagro: ¨De una ruptura institucional no se sale con aún más alteraciones del orden constitucional¨.

¿Cuál ha sido la reacción de los dirigentes de la alternativa democrática? Impecable. Los calumniadores que le dan crédito a declaraciones de Jorge Rodríguez para descalificar a Borges o a cualquiera de ellos, así como quienes lanzan infundadas acusaciones de supuesto colaboracionismo con el régimen deberían cesar en sus agresiones. Una cosa es que no estemos de acuerdo con las posiciones de algunos dirigentes y otra es tildarlos de traidores.

Excelentes los comunicados de las Academias, Conferencia Episcopal, Consejo Universitario de la Universidad Central de Venezuela, Federación de Abogados y de la Gente del Petróleo, entre otros. También las exposiciones de distinguidos juristas como Ramón Duque Corredor, Alberto Arteaga, Eugenio Hernández Bretón, Juan Manuel Rafalli y Allan Brewer. Nos parece escurridiza la declaración de Manuel Rosales de que ¨Las sentencias del TSJ generan incertidumbre y grave inestabilidad institucional que afecta el desempeño democrático¨. Buena las declaraciones del general Miguel Rodríguez Torres y dan vergüenza las de Isaías Rodríguez y Mari Pili Hernández.

Los integrantes de esta Sala rastacueros deben renunciar, la Fiscal tiene que imputarlos y los venezolanos repudiarlos. Considerando que la ¨aclaratoria¨ no puede derogar las sentencias, hay que considerar que el golpe de estado persiste y por lo tanto cabe la aplicación de la Carta Democrática.

Como (había) en botica: Mercosur demostró que apoya la democracia. Para el sesgado Rodríguez Zapatero ¨las sentencias del TSJ es un elemento más del conflicto¨. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com 4/4/17 Noticiero Digital, Runrunes

Zapatero se niega a llamar preso político a Leopoldo López

Posted: 04 Apr 2017 02:35 AM PDT

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha negado a llamar preso político al opositor venezolano Leopoldo López, condenado a casi 14 años en un juicio considerado “injusto” por las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. “Es un preso que debe salir de la cárcel”, ha declarado, utilizando la retórica chavista. Tras las insistencias de la periodista se ha justificado diciendo que es “un tema terminológico que no es importante”. “A veces una palabra puede ser perjudicial para el objetivo que intentamos”.

En una entrevista concedida a La Sexta este domingo, ha señalado que “el diálogo político es ahora más necesario que nunca en Venezuela” y que él como mediador hace una tarea de “paz preventiva”. “La única solución debe ser pacífica y consensuada entre dos visiones antagónicas del país”. En este sentido, ha confesado que él “sabía” que la decisión del Supremo de asumir las funciones del Parlamento, que controla la oposición, se iba a “rectificar” y que por eso pidió “paciencia” y “prudencia”.

Zapatero, que fue ratificado por Maduro como mediador en el “conflicto” junto a los expresidentes de Panamá, Martín Torrijos, y de República Dominicana, Leonel Fernández, ha dicho que Maduro “ganó las elecciones democráticamente a Capriles”, borrando así las dudas que numerosos organismos internacionales tienen sobre los comicios presidenciales de 2013, y que el período de mandato presidencial no debe acortarse como pide la oposición. “Las elecciones presidenciales deben ser en 2018. Es lo que corresponde”.

Cabe recordar que los opositores venezolanos han manifestado en numerosas ocasiones sus “dudas” sobre la actuación del expresidente del Gobierno en Venezuela. “Zapatero se está convirtiendo en el canciller de Maduro”, dijo el reconocido periodista opositor Leopoldo Castillo.

Además, la Gran Alianza Nacional (GANA), un movimiento de la sociedad civil ajena a los partidos políticos, denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que contribuía con su “actitud cómplice” con el Gobierno chavista a que se “agrave la crisis humanitaria en Venezuela”. Solicitó a la Comisión “determinar las responsabilidades indirectas por tolerancia, omisión, aquiescencia, colaboración, que corresponden a los expresidentes mencionados, quienes, con sus comportamientos, han contribuido al agravamiento de los sufrimientos del pueblo venezolano y a la violación sistemática de sus derechos y libertades”. “Rodríguez Zapatero se ocupa en lo personal de alejar lo más posible una eventual solución electoral general que resuelva de raíz la situación del país”, sostuvo GANA.

Las palabras de Zapatero han despertado las críticas del PP. El vicesecretario de comunicación, Pablo Casado, ha tildado a través de la red social Twitter de “lamentable” que “un expresidente del Gobierno de España se niegue a calificar de preso político a López”, y el exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha asegurado que “tiene un estilo más blando del que a él le gustaría”. “Cuando se rompe el orden constitucional e institucional estamos ante un golpe de estado. No hay otra definición, ha manifestado.

Margallo ha afirmado que “suprimir el poder del Parlamento es una ruptura en toda regla del orden constitucional”, y ha dado las gracias de que eso no haya prosperado, al tiempo que se ha mostrado “contento de que por una vez la comunidad internacional haya podido ejercer la presión suficiente para evitar un atropello de esta naturaleza”.

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: