Hans Mommsen

Hola, un saludo.

Miembro de una famosa familia de historiadores (su bisabuelo Theodor, especialista en historia clásica, ganó el Premio Nobel de literatura en 1902, y su hermano gemelo Wolfgang, fallecido en 2004, fue un prominente historiador de los periodos Bismarckiano y Guillermino), Hans Mommsen (Marburg, Alemania, 5-11-1930) es el principal representante de la corriente “funcionalista” de interpretación del Nazismo, que comenzó a adquirir importancia en Alemania en los años 60 y 70.

En numerosos libros y artículos sobre la República de Weimar y el Tercer Reich, Mommsen resalta la culpabilidad de las élites económicas conservadoras y los militares en el ascenso de Hitler al poder y en la consolidación de su sistema de gobierno.  Ha sido crítico con interpretaciones que destacan el papel personal de Hitler en el sistema Nazi, olvidando la complicidad de las élites colaboradoras, así como las condiciones y estructuras que permitieron al dictador lograr un indiscutido control total.

Mommsen está de acuerdo con la noción de un régimen Nazi “policrático” en el que distintas autoridades competían entre sí y que podría atribuirse en gran medida al rechazo de Hitler a procedimientos burocráticos ordenados y la confianza en la improvisación y en instituciones creadas ad hoc para lograr sus objetivos políticos.  El irregular estilo de liderazgo de Hitler contribuyó a crear lo que Mommsen define como típico proceso Nazi de “radicalización acumulativa” en el que las distintas agencias e instituciones burocráticas del Estado y el Partido compiten entre sí para llevar a cabo la percibida voluntad del Fuhrer.

Según Mommsen la ideología antisemita y las intenciones de Hitler no bastan para explicar la “Solución Final”, que fue el resultado de una secuencia de medidas de emergencia para solucionar el autoimpuesto ”problema judío” y no la materialización de un plan maestro para el exterminio.  Sin embargo, Mommsen resalta también el papel de los factores ideológicos como motor indispensable de la “radicalización acumulativa”.

La fanática resistencia alemana al final de la guerra la atribuye Mommsen a la movilización ideológica nazi y a su creencia de que la voluntad decidida podría compensar la falta de recursos materiales.  El historiador alemán da gran importancia a la determinación de los lideres nazis por evitar los que suponían habían sido grandes errores de la Primera Guerra Mundial, que habían roto, según ellos, la unidad del frente interno.

Mommsen es crítico con la teoría del totalitarismo que sitúa al Nazismo más cerca de los movimientos revolucionarios de izquierda que de los contrarrevolucionarios de derecha.  También rechaza las interpretaciones del Nazismo como movimiento modernizador, ya fuera este proceso llevado a cabo de forma intencionada o no.

Mommsen jugó un papel importante en la Historikerstreit, donde se posicionó junto a Jurgen Habermas en contra de Ernst Nolte y sus partidarios.

 – Mensaje por Paco Pepe – 31-3 2013

http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?f=70&t=17477

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: