The Economist – 6-4-2017

Over the past year 74% of Venezuelans lost an average of 8.7kg in weight

Es difícil transmitir la gravedad de la crisis de Venezuela. Su alcance es asombroso: la economía se contrajo un 10% el año pasado y será 23% menor que en 2013 a finales de este año, según las previsiones del FMI. La inflación puede superar el 1.600% este año. Los detalles humanos son más conmovedores: durante el último año alrededor de tres cuartas partes de los venezolanos han perdido peso, con un promedio de 8.7kg por persona, debido a la escasez de alimentos. Ninguna guerra, extranjera o civil, es la culpable de esta catástrofe. Venezuela lo hizo a sí mismo. Y sus aflicciones se profundizan, mientras el régimen del presidente Nicolás Maduro se adentra en la dictadura. Hace cincuenta años, Venezuela era un ejemplo para el resto de América Latina, una democracia relativamente estable y no mucho más pobre que Gran Bretaña. ¿Cómo ocurrió esta tragedia?

La economía venezolana se basa en el petróleo, cuyos líderes cuentan con las mayores reservas probadas del mundo, y es tentador culpar a los viciosos precios del crudo por sus problemas. El petróleo representa más del 90% de las exportaciones venezolanas. Ayuda a financiar el presupuesto del gobierno y proporciona la divisa extranjera que el país necesita para importar bienes de consumo. Casi todo lo importante en la economía, desde el papel higiénico hasta los pantalones, es importado del extranjero.

A medida que los precios del petróleo subieron en los años 2000, Venezuela se encontró inundada de efectivo. En 2014 terminó el auge. El volumen de dólares que fluye al país se desplomó, presentando al nuevo gobierno de Nicolás Maduro, que había tomado posesión después de la muerte de Hugo Chávez, con un menú de opciones poco apetecible. Podría haber permitido que la moneda, el bolívar, cayera en valor. Sin embargo, los precios de los productos importados se dispararon como resultado, la forma en que el mercado restringía la demanda venezolana de productos que ya no tenía dinero para pagar. El aumento de los precios habría violado el espíritu igualitario del gobierno bolivariano de Venezuela.

Más importante aún, habría hecho que el nuevo presidente fuera impopular. En cambio, el Sr. Maduro mantuvo el excesivamente sobrevalorado tipo de cambio oficial y racionó las importaciones al endurecer el control del gobierno sobre el acceso a divisas. Desde principios de la era Chávez, el gobierno controlaba el flujo de dólares ganados por la industria petrolera; Los importadores tuvieron que probar que estaban tratando de traer algo de valor antes de poder intercambiar bolívares por billetes verdes. El señor Maduro apretó los tornillos.

El efecto no fue como se pretendía. A medida que el flujo de importaciones se agotó, los precios subieron. Maduro intentó controlar los precios; La oferta se evaporó o se trasladó al mercado negro en respuesta. Los problemas fiscales del gobierno se sumaron al desorden. Con los ingresos petroleros reducidos a la mitad y el déficit público en alza, Maduro podría haber optado por recortar el gasto y ampliar la base impositiva. Pero esas medidas deben haber parecido veneno político a un presidente recién ungido. En su lugar, Venezuela se dirigió a la imprenta para cubrir sus cuentas. La devastadora inflación alta socava aún más el funcionamiento de la economía.

El petróleo es tan sólo un chivo expiatorio en la tragedia de Venezuela. La dependencia económica del petróleo es siempre pesada. La subida de los precios del petróleo ejerce presión al alza sobre el tipo de cambio, dejando a otras industrias no petroleras en desventaja competitiva. Esto profundiza la dependencia de la economía exportadora de crudo de crudo, agravando el dolor cuando los precios finalmente caen. Los gobiernos de los países exportadores de petróleo lo saben y, a menudo, intentan mitigar el riesgo. Cuando los tiempos son buenos, algunos usan entradas de divisas fuertes para acumular reservas de divisas, que se pueden retirar posteriormente para cubrir obligaciones en moneda extranjera y facturas de importación; Arabia Saudita tiene reservas por valor de más de 500.000 millones de dólares, por ejemplo. Otros utilizan los beneficios del petróleo para llenar los fondos soberanos, que invierten en una cartera diversificada para reducir la exposición a largo plazo de la economía al petróleo. El fondo noruego, que pretende ayudar a pagar las pensiones del Estado, vale casi 900.000 millones de dólares.

Chávez tuvo la buena fortuna de asumir el cargo al final de un desplome de dos décadas en los precios del petróleo y presidir una subida de precios. El dinero que le ingresó a Chávez. De 2000 a 2013, el gasto como proporción del PIB aumentó de 28% a 40%: un aumento mucho mayor que en otras grandes economías de América Latina. El gasto generó un crecimiento de las reservas de divisas. En 2000, Venezuela tenía suficientes reservas para cubrir más de siete meses de importaciones; Que se redujo a menos de tres meses en 2013 (en el mismo período las reservas de Rusia aumentaron de cinco meses de cobertura de importación a diez, y Arabia Saudita de cuatro meses a 37).

¿Por qué Chávez no dejó a Venezuela mejor preparada para el accidente inevitable? En su versión de los acontecimientos, los venezolanos salieron mal durante la larga ruptura petrolera desde 1979 hasta su ascenso en 1999, no porque el crudo fuera barato sino porque los capitalistas robaron a la gente de sus ingresos. Durante su gobierno, Chávez aumentó el gasto público en programas sociales y amplió los subsidios para alimentos y energía. Los venezolanos sintieron los resultados, en mayores ingresos y mejores niveles de vida. Chávez los favoreció, por un tiempo.

Sin embargo, esta narración fue siempre falsa. Los que están en el poder siempre tienen un mayor incentivo para evitar las amenazas políticas antes que invertir en proyectos que sólo fructificarán con el tiempo, posiblemente después de que ellos hayan desaparecido. En las economías ricas en petróleo, también tienen los medios para hacerlo. Chávez expropió y redistribuyó la riqueza para debilitar a los enemigos y conquistar aliados. En su descuidada gestión económica, socavó la riqueza petrolera que financió el socialismo venezolano. Sus agresiones contra las empresas privadas dejaron al país sin la experiencia y el capital necesario para desarrollar sus recursos. En los últimos años ha producido menos petróleo que China y una cuarta parte de la producción de Arabia Saudita. Venezuela se comió su semilla de maíz a pesar de las cosechas récord.

La oscuridad vuelve a caer
Venezuela fue una vez la envidia de América Latina, hasta que un largo estancamiento en los niveles de vida llevó a un poderoso populista al poder. Pero la popularidad es difícil de mantener. Cuanto mayor es la desesperación del populista, mayor es la disposición a aceptar riesgos a largo plazo a cambio de beneficios a corto plazo. Sea o no, el populista sobrevive para verlo, llega el día de la cuenta. Y es siempre la gente la que más sufre

 

En Inglés: http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21720289-over-past-year-74-venezuelans-lost-average-87kg-weight-how

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: