Uno de los rasgos característicos más odiosos, injustos e inhumanos de la ideología y de la práctica neoliberales es la pretensión de limitar, acotar y desmantelar los sistemas de pensiones.  Y se puede afirmar que en México durante los últimos 30 años esa pretensión ha tenido rotundo éxito.

La conversión del sistema de pensiones solidario (público, estatal) en un sistema privado e individualizado constituyó una de las mayores regresiones y derrotas de los trabajadores en su lucha histórica por el derecho a una ancianidad digna.

Pero los enemigos de las pensiones no descansan.  Ahora pretenden aumentar la edad de la jubilación de 65 a 68 años.  Que eso busquen la oligarquía y la burocracia financiera no es para llamar la atención.  Pero que lo declare uno de los funcionarios más cercanos al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, significa que el tabasqueño, sus 30 millones de votantes, los ancianos y la clase trabajadora en su conjunto están durmiendo con el enemigo.

Los promotores de esta medida argumentan que tal es la tendencia en todo el mundo.  Pero olvidan o no dicen que en todo el planeta domina la ideología neoliberal.  Y olvidan o no dicen que la arrolladora victoria electoral de López Obrador significó en México la derrota en toda la línea de esas políticas neoliberales de empobrecimiento popular.

Esquivel dijo, ciertamente, que el aumento de la edad de jubilación tendría lugar hacia mediados del próximo sexenio.  Y, ciertamente, también lo dijo en un foro de connotados capitalistas, es decir, de los enemigos históricos y más feroces de los sistemas de pensiones.

De modo que uno puede pensar que se trató de un discurso de circunstancias sólo para halagar el oído de la oligarquía.  De, como se dice popularmente, darles atole con el dedo.  De decirles sí, pero no decirles cuándo.

Considerando esta posibilidad, de todos modos es muy preocupante que uno de los más cercanos colaboradores de López Obrador anuncie un eventual aumento en la edad de jubilación.  Porque además de la injusticia que significaría ese aumento, pondría en contra del nuevo gobierno y del propio López Obrador a millones de personas que, hayan votado por él o no lo hayan hecho, serían las principales víctimas de esa nueva injusticia social. 

En sentido contrario a esa declaración de Esquivel, lo cierto es que López Obrador es un firme partidario de las pensiones dignas.  El tabasqueño dotó a los ancianos de la celebérrima pensión universal cuando gobernó la capital del país.  Y acaba de anunciar un sustancial incremento de éstas para todo el país. 

Miguel Angel Ferrer

Economista y profesor de Economía Política.  Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política.  Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios.  Analista político en distintos programas de radio

 

Fuente: https://economiaypoliticahoy.wordpress.com/category/economia-y-politica/

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: