Teodoro Petkoff, en su memoria.

 

“Ciudadano checo sobre un tanque” (1968).  Fotografía de Josef Koudelkanv Archivo Fotografía Urbana

La izquierda ejerció sobre mí y los amigos de la adolescencia, con quienes más me relacioné, una fascinación agobiante.  Eran los años sesenta, los de la irreverencia juvenil a escala mundial y no hubo una mayor que aquélla de los muchachos venezolanos que tomaron las armas por unos ideales que promovían la igualdad y la extinción de los egoísmos humanos.  En aquellos tiempos era imposible para nosotros siquiera imaginar cuán mortalmente errónea fue esa decisión ni cuán alto el precio a pagar.  Menos siquiera suponer cuán cruel y horrible es la verdad que desde siempre se ha escondido detrás del sueño comunista.

El hecho de que esa generación de prometeos hubiese sido derrotada política y militarmente, lejos de liquidar, aumentaba nuestra ensoñación.  Su sacrificio tendía sobre ellos y sobre la izquierda criolla una pátina de romanticismo que constituía un imán muy poderoso para las almas juveniles más sensibles.  Éramos entonces nosotros una sociedad de poetas quinceañeros que hasta culpables nos sentíamos por no haber sido parte de aquella épica que considerábamos de incuestionable moralidad y justicia.  Izquierda, comunismo y humanismo conformaban en nuestras mentes febriles una entente admirable de la que queríamos ser parte.

Y en eso, llegó 1968, el año que lo cambió todo.  Comenzó en la muy lejana Checoslovaquia, en enero, con un hecho en apariencia rutinario: la llegada al poder de Alexander Dubcek.  Un burócrata comunista que se apartó de la nomenklatura roja y pretendió implantar en su país formas de izquierdismo incomprensibles para los propietarios feudales de la franquicia, el Partido Comunista de la Unión Soviética.  Su intento contó con la simpatía inmediata de los espíritus libres del mundo y con el aborrecimiento de los comunistas ortodoxos.

Esa esperanza nacida en Praga coincidió en mayo con el movimiento encendido por los estudiantes en París contra l’ancien régime gaullista.  Parecía entonces que una generación mundial de jóvenes, a uno y otro lado de la línea divisoria de las ideologías, se había levantado contra lo viejo, lo feo y lo injusto.  Cómo no identificarnos y sentirnos parte de aquel movimiento, aunque todavía fuésemos muy jóvenes y, además, viviésemos en una isla remota en el Caribe.

A finales de junio, Charles De Gaulle, un demócrata al fin y al cabo, liquidó la revuelta parisina ganando de manera contundente las elecciones legislativas que él mismo había convocado para darle a los franceses la posibilidad de escoger entre su gobierno y la revolución juvenil.  En agosto, los soviéticos y sus aliados, a la manera comunista, hicieron lo propio en Checoslovaquia, pero a su manera.  Como ya había ocurrido en 1956 en Hungría, sin más miramientos y ante el estupor del planeta, entraron con sus tanques hasta Praga y segaron lo que había sido una hermosa primavera.  La efervescencia juvenil en Europa había terminado, aunque sus efectos prendieron en el resto del planeta por varios años y, aparte de identificar para siempre a una generación, cambiaron al mundo.

El episodio que cerró el ciclo de Praga y conmovió nuestras almas de jóvenes simpatizantes de la izquierda ocurrió en enero de 1969.  Un muchacho checo, Jan Palach, se roció de gasolina y se prendió fuego en la plaza San Wenceslao.  Quiso con su gesto condenar la invasión soviética y, en términos expresos en una carta de despedida, la actitud colaboracionista de muchos conciudadanos suyos –“enchufados” han habido y habrán en todas partes y en todos los tiempos–.  Esa inmolación abrió en nosotros una interrogante obvia: ¿cómo podía ser buena una ideología, y el partido que la representaba, si provocaba con sus acciones que un joven de 20 años, apenas unos pocos mayor que nosotros, por pura impotencia, se convirtiera en una tea?

Con lo ocurrido, la entente admirable en la que habíamos llegado a creer se había roto de manera definitiva.  Los autores de la tragedia, los comunistas rusos y sus seguidores, y en particular los del Partido Comunista de Venezuela, no eran los izquierdistas que (en aquella época) soñábamos con ser.  Nuestra intuición era poderosa –definitivamente no queríamos ser parte de aquella monstruosidad–, pero carecíamos de los recursos políticos y lógicos para darle la conceptualización que reclamaba nuestra racionalidad occidental.

En esos mismos tiempos apareció la guía que necesitábamos.  Un político venezolano, miembro aún del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela, conocido, odiado y querido por su pasado guerrillero, escribió un libro que mandó al carajo al partido y desmontó argumento por argumento la farsa comunista.  Su nombre: Teodoro Petkoff.  Por ese hecho, y por muchos otros a lo largo de su carrera política, ha merecido desde entonces mi inquebrantable admiración y simpatía.

 – Francisco Suniaga – 26-9-2018

Fuente:
https://prodavinci.com/1968-1969-los-anos-en-que-la-izquierda-se-quito-el-disfraz/

Imprimir
Comentarios con Facebook

19 Comentarios

  1. What i don’t realize is in truth how you are now not really much more well-liked than you may
    be right now. You’re so intelligent. You realize therefore significantly relating to this subject, produced me
    in my opinion believe it from a lot of varied angles. Its like
    men and women aren’t fascinated unless it is one thing to
    do with Girl gaga! Your personal stuffs nice. Always handle it up!

  2. Hello there! I know this is kinda off topic but I’d figured
    I’d ask. Would you be interested in trading links or maybe guest writing a blog article or vice-versa?
    My site addresses a lot of the same subjects as yours and
    I believe we could greatly benefit from each other.
    If you happen to be interested feel free to shoot me an e-mail.
    I look forward to hearing from you! Superb blog by
    the way!

  3. I don’t even know how I ended up here, but I thought this post was good.

    I do not know who you are but definitely you are going to a famous blogger if you aren’t already ;
    ) Cheers!

  4. Hi! Someone in my Myspace group shared this website with us so I came to
    give it a look. I’m definitely enjoying the information. I’m bookmarking and will be tweeting
    this to my followers! Superb blog and brilliant style and design.

  5. I’ll right away grasp your rss as I can not find your e-mail subscription link or e-newsletter service.
    Do you have any? Please let me realize in order that I may just subscribe.
    Thanks.

  6. Hello terrific blog! Does running a blog like this take
    a lot of work? I have no understanding of coding however I was hoping to start
    my own blog soon. Anyhow, should you have any suggestions or tips for new
    blog owners please share. I understand this is off topic however
    I just had to ask. Thanks!

  7. My spouse and I absolutely love your blog and find almost all of
    your post’s to be just what I’m looking for. Do you offer
    guest writers to write content for you personally?

    I wouldn’t mind composing a post or elaborating on many of the subjects you write concerning here.
    Again, awesome blog!

  8. Hello, I think your blog could be having web browser compatibility problems.
    Whenever I take a look at your web site in Safari, it looks fine however,
    when opening in I.E., it has some overlapping issues.
    I merely wanted to provide you with a quick heads up!

    Besides that, great website!

  9. A fascinating discussion is definitely worth comment. I think that you need to publish more on this subject matter, it may not be a taboo matter but usually people don’t talk about such topics. To the next! Best wishes!!

  10. Spot on with this write-up, I actually feel this site needs much more attention. I’ll probably be back again to read through more, thanks for the information!

  11. After study a few of the blog posts on your website now, and I truly like your way of blogging. I bookmarked it to my bookmark website list and will be checking back soon. Pls check out my web site as well and let me know what you think.

Escribe tu comentario: