NI DE VAINA

Contra esa amenaza de muerte a la democracia venezolana, que sería la realización de la Asamblea Nacional Constituyente Comunal, no hacen falta más leguleyadas. Necesitamos un Plan de Acción, con metas claras y procedimientos eficaces.

Ya está pasada la hora de que la Asamblea Nacional haga en no más de unas semanas, todo lo que ha debido hacer desde el 6-D-2016: revertir el nombramiento bufo de los Magistrados de la Sala Constitucional del TSJ; declarar la nulidad absoluta del nombramiento de los Rectores del CNE por el TSJ y no por la A.N. como lo establece la CRBV.; destituir los Magistrados de la Sala Electoral por abandono del cargo (en año y medio no han resuelto unas impugnaciones hechas fuera de lapso) y a los demás Magistrados que no cumplieron los requisitos y los procedimientos establecidos en la CRBV y las leyes; convocar a los ministros del Gabinete Ejecutivo, incluyendo el de Defensa, y proceder a destituir los que no concurrieran, y todo lo demás que a mi ahora no se me ocurre pero que ha debido haber hecho la A.N. en estricto cumplimiento de la CRBV y de las leyes.

Tenemos claro que el actual usurpador hará caso omiso de todas estas acciones y seguirá actuando y abusando como si nada hubiera ocurrido. Si la protesta y la resistencia pacífica continúan y se intensifican cada vez más, ese gobierno usurpado se irá deteriorando hasta el punto de que ya no gobierne en absoluto. Hecho esto, tendríamos apenas un esbozo de Gobierno, por lo que la A.N. tendrá que tomar las acciones que fueran necesarias para salvar a la Nación.

La Asamblea es ahora una verdadera expresión del Primer Poder, el Poder Ciudadano, que se ha despertado como nunca antes al deber que le corresponde como Poder Originario. Es un hecho manifiesto que los ciudadanos de Venezuela están decididos a rescatar a la Nación de quienes la tienen secuestrada, sin mostrar temor ni ante la misma muerte, sin recurrir a la violencia en ninguna de sus formas, pero si con contundencia y persistencia, dispuestos a medir su resistencia.

Hay que establecer un Gobierno de Transición YA. No podemos permitir que la jauría de delincuentes lleve a cabo el fraude de una Constituyente Comunal sin la aprobación del Pueblo Soberano, solo para seguir robando y continuar causándole dolor y sufrimiento al pueblo de Venezuela.

La gran mayoría de los Ciudadanos, y la Asamblea Nacional que los representa, debemos imponer nuestro Poder Originario, YA:

El tiempo de Dios es perfecto, pero hay que aprovecharlo. El momento es oportuno, debemos no solamente rescatar la República, sino que también debemos refundar la República que nos dio Bolívar, a Venezuela y a la Gran Colombia, en la que el Poder Originario está en los Ciudadanos, no solo en el papel de la Constitución, sino en el ejercicio cotidiano de los actos de gobierno y que los Generales y políticos de la época le regatearon al Libertador.

Lo que entonces era utópico, ahora, con el estado de la informática, la robótica y la inteligencia artificial se puede realizar, si hay la voluntad política. Y con la reciente experiencia de “democracia representativa” abusada, el cambio es indispensable, hacia un sistema inmune a la corrupción y la demagogia.

Es la hora de actuar más con criterios de grandeza que con paciencia y prudencia.

Sábado 27 de mayo de 2017.

protestavenezuela.comFacebook.com/protestavenezuelaTwitter.com/protestavenez

Imprimir