Fotografía Prensa Presidencial

El 26 de noviembre de 2017, el presidente Nicolás Maduro anunció, durante su programa de los domingos, una reestructuración de PDVSA así como de 4 ministerios.  Los nuevos titulares son:

  1. El Mayor General Manuel Quevedo ocupará dos cargos: sustituye a Nelson Martínez en la presidencia de PDVSA y fungirá también como ministro de Petróleo. Quevedo ejerció como ministro del Poder Popular para Hábitat y Vivienda desde 2015.
  2. Carlos Osorio Zambrano será el nuevo titular del Ministerio de Transporte Público. Osorio fue ministro de Alimentación en 2015.
  3. José Gregorio Vielma Mora, exgobernador del estado Táchira, nuevo ministro de Comercio Exterior y Comercio Internacional.
  4. Hildemaro Arismendi reemplaza a Quevedo y fungirá como Ministro de Hábitat y Vivienda. Arismendi fue ex viceministro de Gestión y Seguimiento de Obras.

Maduro informó que el martes 28 de noviembre se realizará una asamblea nacional con los diez mil delegados y voceros de la clase obrera para firmar el “Plan de apoyo y recuperación de la transformación revolucionaria de la industria petrolera con el Mayor General Manuel Quevedo al frente”.

  • #MonitorProDaVinci – 26-11-2017

http://prodavinci.com/2017/11/26/actualidad/maduro-nombra-a-mg-quevedo-presidente-de-pdvsa-y-designa-a-4-nuevos-ministros-monitorprodavinci/

Nota del Editor: Con esta designación de Ministro y Presidente de PDVSA el régimen termina de entregar toda la administración pública de importancia a la Fuerza Armada Nacional -alimentos, viviendas, minería, petróleo y energía, narcotráfico y contrabando de extracción- para que haga y deshaga a su bien saber y entender.

Se repite el modelo que padeció Uruguay bajo la presidencia de Juan María Bordaberry

“Pese a que Bordaberry llegó democráticamente a la presidencia uruguaya en 1972, el 27 de junio de 1973 prohibió los partidos políticos, disolvió el Parlamento y creó “un Consejo de Estado -controlado por militares- como órgano superior de su Gobierno.  Y mantuvo su cargo (hasta 1976)”

A diferencia de las dictaduras de Argentina, Chile o Brasil, la de Uruguay tenía a un civil a la cabeza.  Su gestión, sin embargo, era vigilada por las Fuerzas Armadas.  La falsa capa democrática no disminuyó la crueldad del régimen.  “Uno de cada tres uruguayos ha tenido que viajar al extranjero, uno de cada 50 ha pasado por las cárceles y uno de cada 100 ha sido torturado”, aseguró en 1978 el periodista Claudio Trobo a EL PAÍS.  Una comisión gubernamental creada en 2000 concluyó que la dictadura dejó 38 uruguayos desaparecidos en el país sudamericano, 182 en Argentina, 8 en Chile, 2 en Paraguay y 1 en Brasil.

…en 2010 fue condenado a 30 años de prisión…

https://elpais.com/diario/2011/07/18/necrologicas/1310940002_850215.html

¿Quizás los dirigentes de la MUD debían dialogar directamente con nuestros oficiales y hacerles una mejor oferta?           Armando Azpúrua

Imprimir