No le importa a Maduro por quién sufragues, si por él o por alguno de los candidatos que dicen oponérsele; él lo que necesita es gente en la calle, colas de electores para hacer creíble el resultado con tendencia irreversible que ya tienen las cuatro comadres del CNE, y que anunciará solemnemente la señora Lucena.

Maduro necesita que tú, yo y muchos otros votemos, para perpetuarse en el poder con mayor credibilidad, renovando por seis años más su dictadura, con apariencia de respaldo popular. La trampa la tiene montada desde que hicieron el mega-fraude del 30 de julio de 2017, cuando “eligieron” la chimba asamblea nacional constituyente, mega-fraude que será superado este domingo 20 de mayo.

Se sabe que Capriles ganó a Chávez las elecciones de 2012, lo burlaron y no defendimos el triunfo. Pocos meses luego, en abril de 2013, muerto Chávez, Capriles ganó por segunda vez, y el CNE proclamó a Maduro por estrecho margen. Nuevamente robados y sin la defensa necesaria. Más tarde, en diciembre de 2015, en las elecciones parlamentarias -elección circuital más difícil para el fraude, y sin que lo hubiesen esperado en esas proporciones- sacamos tal cantidad de votos que le dimos una paliza monumental, que a pesar de las trampas habituales, fueron proclamados dos terceras partes de los candidatos postulados por la alternativa democrática. Esa fue la última elección con “trampa simple” con “solo” ventajismo y abuso de autoridad. Consecuencia de esa paliza electoral no permitieron el referéndum revocatorio ni ninguna elección en 2016..  Estaban preparando el mega-fraude de la asamblea nacional constituyente del 30 de julio.  Según Mujica, directivo de la empresa Smartmatic que manejaba las máquinas electorales, solo dos millones 800 mil electores votaron, pero los diputados constituyentes puestos por el PSUV obtuvieron más de ocho millones de votos, según el CNE. El mega-fraude más que triplicó los votos del PSUV.

Hay demócratas de buena fe que piensan que el sargento Henri Falcón podría ganarle a Maduro, y no están equivocados, cualquiera podría ganarle a Maduro, el peor presidente que hemos tenido. Pero estas elecciones no son democráticas, el argumento válido de antes, “si votamos todos, ganamos”, ya no aplica, por eso un Maduro que no llega al 20% de aceptación popular, que tiene más del 80% de rechazo, es capaz de adelantar las elecciones siete meses. Le conviene -estando su liderazgo agotado- renovar la confianza con un “triunfo electoral”. Lo que viene es un mega-fraude, mientras más gente vote, más sencillo y creíble será el fraude.

Todos los países amigos de Venezuela han solicitado suspender las elecciones, porque violan la igualdad de oportunidades, por lo que no reconocerán al Presidente que resulte electo. Esta semana el Grupo de Lima anuncia que “siguen analizando cómo contribuir a la restauración de la institucionalidad” y a la ayuda humanitaria, mientras la Conferencia Episcopal, también esta semana, ha dicho que “el pueblo entiende que la convocatoria a estas elecciones ha sido hecha con tanta antelación por ventajismo e intereses políticos. Las elecciones del 20 de mayo están ilegitimadas”…

Hay más -ya lo he dicho pero es bueno recordarlo- Venezuela es un país invadido y Maduro es un arlequín que bien sirve a los intereses de los invasores: Cuba, Irán, Rusia y Bielorrusia, el narcotráfico, la guerrilla colombiana y el terrorismo internacional. No van a despegarse de esa teta. La invitación que hace el régimen es a votar, no a elegir, porque ya las cuatro comadres tienen el resultado. Hoy la salida no es electoral, sí constitucional, es el rescate de la libertad y la democracia con la ayuda internacional para atender la crisis humanitaria que nos afecta profundamente como pueblo. La consigna para los venezolanos en el mundo es la abstención,  calles vacías en Venezuela, y venezolanos en la calle en más de 200 ciudades del mundo gritando fraude y pidiendo solidaridad y ayuda humanitaria internacional para sacar a los invasores. Viva la libertad y la democracia. Votar es complacer a Maduro, él necesita que votes.

– Paciano Padrón – 15-5-2018                                                                                                Twitter: @padronpaciano
PACIANO PADRÓN
Teléfonos: (0212) 482-4569 y (0414) 328-1848
E-Mail: pacianopadron@gmail.com

Imprimir