Armando Azpúrua

Venezuela se ha enemistado de todos -TODOS – los demás países del hemisferio.  La gran mayoría porque defienden los conceptos democráticos y los derechos humanos y saben que el populismo es como cualquier otro virus tropical, sumamente contagioso y que no respeta las fronteras nacionales, pero que además de traer muerte a sus ciudadanos trae consigo el TOTALITARISMO disfrazado de socialismo.

Campaneando una supuesta independencia del Imperio y una seguridad y soberanía nacional nos han puesto en una total dependencia de una sociedad fracasada como es la cubana totalitaria y adulante a los gobiernos de su vecino Imperial, a la necesidad de comprar los votos favorables de los países del Alba y Petrocaribe en los foros multinacionales.

Si los Estados Unidos hubiera querido intervenir a Venezuela, ya lo hubiera hecho po los medios que le son habituales, no comprando miembros de la Unasur, Mercosur, la OEA y la ONU.  Solo tendría que dejar de comprarle crudo a Venezuela y venderle gasolina; solo tendría que dejar de vendernos alimentos y pedirle a los países vecinos – Colombia, Brasil y Guyana que odian al gobierno espúreo venezolano- que no nos provean de alimentos; solo tendrían que declarar que barco que toque puerto venezolano no podrá tocar puertos de los Estados Unidos.  Con cualquiera de esas acciones pondrían al gobierno espúreo y a sus Fuerzas Armadas totalmente debilitada por la corrupción, de rodillas, pidiendo clemencia y perdón, en apenas unas semanas.  No tendrían porque estar conspirando y financiando protestas de un pueblo que ya esta en un 90% a favor de que estos malandros terminen de abandonar sus cargos de poder.

Y es que los EE. UU, están muy contentos con el actual gobierno de Venezuela.  La verdad es que ese Imperio, mas ahora con Trump de Presidente, un desalmado capitalista de los mas arrechos- nunca ha sido muy amigo de las democracias latinoamericanas.  Les es mas fácil -y mas barato- pactar con un Dictador que con un Presidente y un Parlamento democráticos.  El actual régimen se está portando como un cachorrito con su amo: a) les vedemos el petróleo que necesitan barato y en entregas seguras, como a ellos le gusta; b) les compramos sus excedentes de gasolina y demás productos agrícolas e industriales a precios elevados; c) les pagamos los intereses altísimos de sus préstamos y el capital puntualmente y a su entera satisfacción; d) hacemos todo lo necesario para que nuestro profesionales muy bien preparados emigren a los países industrializados y , lo más importante, e) están demostrando que el socialismo -una mala palabra que a los capitalistas le produce diarrea- es un sistema que conduce  la quiebra total de la economía, aunque este régimen de socialista solo tiene el nombre del Partido oficial.

Los que estamos luchando por la libertad y la democracia no queremos una intervención de los EE.UU. ni de Cuba, no queremos tampoco una dictadura militar.  Queremos una República gobernada por el Poder Ciudadano -no de boca sino de veradad verdad- soberana pero integrada a las demás naciones latinoamericanas con vocación democrática, de pleno derecho y con respeto a los derechos humanos y demás compromisos mutinacional a favor de la humanidad.

Y lo vamos a lograr, mas pronto que tarde.  Porque somos una gran mayoría persistentes y no violentos, con una juventud heroica y activa, mujeres decididas, militares profesionaeles y honestos, políticos comprometidos con la Sociedad y adultos mayores prestos a apoyarlos.  Jamás seremos vencidos.

Imprimir