Marino Alvarado Betancourt

Desde tiempos de Hugo Chávez los autodenominados gobiernos bolivarianos se propusieron ocultar cifras sobre la gestión pública y sus resultados. Se empezó a ocultar datos y cifras que mostraban el fracaso de sus políticas.

Diversas excusas se fueron argumentando para no informar sobre la cantidad de homicidios que ocurrían cada año en el país, ni sobre la inflación anual, tampoco sobre pobreza y pobreza extrema y se dejó de divulgar el boletín epidemiológico entre otras informaciones

La memoria y cuenta de los ministerios que hasta el año 2013 era información pública, es hoy una información secreta.  Algunos han aseverado que incluso ya hay ministerios que no elaboran memoria y cuenta porque es tal el nivel de desorden en la administración pública que no están en capacidad de rendir cuentas.

En contrapartida se han dedicado a difundir falsas cifras para aparentar que se gobierna a favor del pueblo y que no es cierta la grave crisis económica y social que padecemos.

Así, por ejemplo, se difunde una cifra de construcción de viviendas totalmente falsa.  Se afirma que desde el 2011 hasta febrero de 2018 se han construido 1.997.399 viviendas.  Toda una estrategia de propaganda repitiendo mentiras crea la sensación que el gobierno está construyendo un número significativo de viviendas para los sectores más vulnerables de la población.  Sin embargo, cuando se realiza un análisis riguroso de las viviendas construidas se puede concluir que no se ha construido más del 30% de esa cifra.  Se ha podido detectar que una misma vivienda o edificio es varias veces publicado como vivienda nueva entregada.

En 2016 el gobierno afirmó haber construido 359.000 viviendas, sin embargo, un seguimiento riguroso realizado por Provea a la misma información pública sobre construcciones de vivienda que se anunciaban casi diariamente, pudo determinar que ese año solo se construyó 13.006 viviendas.

Pero la cifra real más secreta que mantiene el gobierno es la de pobreza y en esa misma media difunde la gran mentira de afirmar que la pobreza en los últimos años ha disminuido.

Una de las razones por las cuales desde el 2015 el gobierno dejó de publicar cifras de pobreza es que no quiere mostrar ante el mundo como sus políticas han contribuido a incrementar la pobreza y la miseria.  Cómo el gobierno de Nicolás maduro se ha convertido en una fábrica de pobreza.  La última cifra oficial del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) establece que hasta junio de 2015 existía 33,1% de pobreza.  Es decir, 2.434.035 hogares estaban en condición de pobreza.  La crisis económica y social del país se profundizó aún más durante todo el año 2916 y 2017, lo cual con seguridad condujo a un incremento del número de hogares pobres.

Pero el gobierno que convirtió la mentira en una política de Estado difundió la semana pasada a través del vicepresidente Tareck El Aissami que en 2017 la pobreza extrema se redujo a 5,5%.  Es decir, mientras el país vivió durante 2016 una inflación de 550% y aumento de la tasa de desempleo, y durante 2017 una inflación de 2616% según cálculos de la Asamblea Nacional, este funcionario tiene el descaro de difundir la mentira que la pobreza extrema se redujo.  Mientras aumenta el número de familias que han convertido los basureros en sus comedores, el gobierno con absoluta indolencia oculta la realidad del aumento de la miseria.

Las reiteradas y descaradas mentiras del gobierno obligan a las organizaciones civiles, a la academia e instituciones diversas de análisis e investigación, mejorar su trabajo de recopilación y análisis de datos.  Contra la mentira oficial difundamos la verdadera situación de la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela, el colapso de los servicios públicos y el aumento de la criminalidad.  Un conocimiento real de lo que vivimos, facilita la posibilidad de diseñar políticas para transformar en positivo tal realidad.

– Marino Alvarado Betancourt – 26-3-2018   @marinoalvarado

http://www.eluniversal.com/el-universal/3886/mentira-como-politica-estado

Imprimir