Ricardo Haussman

E CARRASQUERO eaca77@hotmail.com 6-1-2018 [militaresprofesionalesvenezuela] <militaresprofesionalesvenezuela@ yahoogroups.com>

Saludos mi CN, buena síntesis de los que nos ocurre y soy de la misma opinión…. Por qué criticar a los que estamos de acuerdo con una intervención multinacional y no con la ocupación castrocomunista cubana, es que la primera si enardece el espíritu nacionalista pero la ocupación no? – E. Carrasquero

 

De: gilberto velasquez gvunitoneve@yahoo.com [militaresprofesionalesvenezuela]Enviado: sábado, 6 de enero 9:23 PM
Asunto: Re: [Informador Militar] Re: Invadir Venezuela es una pésima idea
Para: militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com

Estoy muy de acuerdo en debatir TODAS las opiniones que a mi en lo particular, me parecen muy respetables.Podrían tildarme de anti patriota pero la verdad es que uno no puede luchar solo con consignas y con elecciones que no eligen pues ya sabemos la naturaleza del fraude electoral.A ello se agrega que no existe ningún tipo de control político sobre este régimen de la revolución saqueadora cuando vemos el endeudamiento sin control alguno, las erogaciones de dinero inorgánico a mansalva sin control presupuestario, un colombiano que usurpa la presidencia del País, la ayuda prioritaria a los asesinos del régimen cubano mientras los venezolanos padecemos toda clase de estrecheces y limitaciones, la AN en desacato pero la mega banda del tsj junto con  la otra mega banda, la del CNE violan el derecho de los votantes de Amazonas y Apure a elegir de nuevo a sus diputados entre 6 y 12 meses después de anular las elecciones como claramente lo establece la Ley Orgánica de Procesos Electorales y ya han pasado dos años.

He defendido al liderazgo de la MUD y he defendido la participación en las elecciones porque eso es lo único que podemos hacer los ciudadanos pero definitivamente todo este sistema electoral es un fraude y la única manera que tenemos para  enfrentarlo es con más y absoluta unidad política de la oposición democrática pero el psuv y el régimen utiliza TODOS los recursos del Estado para colocar a os ciudadanos en contra del liderazgo político de oposición y éstos desafortunadamente no parecen darse cuenta de ello.Entonces concluyo por mi parte que si llegara a concretarse una intervención extranjera en Venezuela pues BIENVENIDA SEA  LA INTERVENCIÓN EXTRANJERA y yo me uniré a esas fuerzas de intervención y los ayudaré con mi propia vida para combatir toda esta bastardía comunista porque  la pregunta es: ¿como un pueblo se puede enfrentar a las armas de los militares bastardos que se declaran comunistas y apoyan todas estas mega violaciones no solo de la Constitución Nacional que ya de por sí es inaceptable sino de todos los derechos y garantías de todos los ciudadanos?.

Ante tanto abuso prefiero perder la vida combatiendo a los bastardos de esta fanb y a los comunistas del régimen pro cubano  ayudando así a recuperar a mi país de las garras del intervencionismo comunista cubano y no dejando que sigan haciendo lo que les da su real gana asesinando a los ciudadanos porque les da la gana, negando los alimentos y medicinas porque les da la gana y toda la parafernalia de la anarquía socio económica que todos conocemos porque les da la gana.

Gilberto Velásquez S.

—————————————————————————-
On Saturday, January 6, 2018, 7:11:03 PM GMT-4, gonzalo morales gjmoralesm@hotmail.com [militaresprofesionalesvenezuela] <militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com> wrote:

Es sorprendente. Que se califique de “largo y tedioso” a un articulo que trata, nada menos, que sobre el futuro de Venezuela, que luce tan negro y amenazante en este momento.

Por el contrario, merece analizarse en profundidad.


El artìculo es algo largo y tedioso . Se enfrascan en una INVASIôN y no en una INTERVENCIÒN .. Los Japoneses no invadieron Pearl Harvor, la atacaron; claro, se trataba de un puerto naval de la mayor potencia mundial, de ser USA como Francia o RU, los Japoneses hubieran coronado con èxito .. En Panamà tampoco ocurriò una invasiòn en el sentido estricto de la palabra . Los Rusos tampoco invadieron a Alemania, fue una CONTRAOFENSIVA que abarcò toda Europa del Este . Los Alemanes tampoco invadieron a Polonia, Checolosvaquia, Bèlgica, etc. (2GM), la Atacaron (Ofensiva) e intervinieron los gobiernos y ministerios de esos Estados para su control total .

De: militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com <militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups..com> en nombre de gonzalo morales gjmoralesm@hotmail.com [militaresprofesionalesvenezuela] <militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com>

Enviado: jueves, 4 de enero de 2018 18:22
Para: militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com
Asunto: [Informador Militar] Re: Invadir Venezuela es una pésima idea

Me permitiré intervenir en esta polémica, que nos interesa a todos.

Muy bien expuesto, entonces ¿qué hacemos? ¿Cómo resolvemos este tremendo dilema? Nos estamos jugando la existencia en los próximos cien años, es lo que legaremos a las próximas generaciones. Ya no serán nuestros hijos, ellos están sufriendo al igual que nosotros. Serán los biznietos.

¿Nos conviene retener el sistema que tenemos? ¿Estamos contentos y lo aceptamos tal cual?

Sin temor a exagerar, la elección de diciembre de 2007 demostró que esto no era lo que la mayoría quería y aceptaba. Sin embargo, los dirigentes del gobierno comenzaron a imponer lo rechazado en forma de decretos y por ellos nos regimos, no por la Constitución. Todo esto fue irregular y así está declarado.

La re-elección de 2012 demostró, fehacientemente, que, cuando menos, estábamos divididos en dos mitades. Quedaron dudas de fraude.

La muerte del Presidente a fines de 2012 ha quedado, hasta el momento, cubierta de la más absoluta duda, en especial por las declaraciones de los más altos personeros políticos.

De esa fecha en adelante, la política venezolana se ha asentado ya no sobre dudas, sino sobre las bayonetas. Si el régimen tuvo visos de legalidad en algún momento, los perdió hace años y todas sus actuaciones están cubiertas de ilegalidad.

En adición a los aspectos legales anteriores, vienen los reales. El campo económico, del cual se ocupa no sólo la OEA, sino también la Unión Europea e infinidad de países, especialmente americanos, a quienes les preocupa la situación venezolana.

Se le han propuesto al régimen venezolano una variedad de soluciones, se ha reunido en diferentes sitios, para dialogar con sus representantes legales, se ha llegado a acuerdos y, hasta el momento, no hay resultados evidentes.

Para complementar, se han efectuado elecciones de gobernadores y de alcaldes, en las cuales quedó demostrado al mundo entero que el gobierno no tiene intenciones de ceder el poder con base a razonamientos legales.

Todo lo anterior ocurre dentro de una situación trágica sin paralelo: un país petrolero que ha recibido cuantiosos recursos en su período, carece de suficiente combustible para mover sus vehículos, ofrece constantes interrupciones en el suministro eléctrico, tiene la mayor inflación mundial y su pueblo, total, carece de alimentos y de medicinas, ocasionando constantes víctimas, en especial de infantes..

Ante los reclamos que el pueblo le manifiesta, diariamente, el régimen responde con el mayor rigor, con muertos, heridos y presos durante varios años..

Es decir, el régimen no demuestra tener intenciones de ceder.

Entonces, pregunto a los dos distinguidos profesores de Australia y de Cambridge: ¿Qué hacemos los venezolanos para obtener una solución a esta tragedia?

Gonzalo J. Morales

——————————————————————–

De: militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com <militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups..com> en nombre de E CARRASQUERO eaca77@hotmail.com [militaresprofesionalesvenezuela] <militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com>

Enviado: jueves, 04 de enero de 2018 01:50 a.m.
Para: militaresprofesionalesvenezuela@yahoogroups.com
Asunto: [Informador Militar] Invadir Venezuela es una pésima idea

Invadir Venezuela es una pésima idea

BY SEAN W. BURGES AND FABRÍCIO CHAGAS BASTOS | JANUARY 3, 2018

Una réplica al llamado de Ricardo Haussmann de una intervención militar……
Carlos Becerra/Bloomberg via Getty I
El corazón del profesor Ricardo Hausmann está en el lugar correcto, pero su propuesta de una intervención militar para salvar a Venezuela del gobierno de Nicolás Maduro simplemente no va a suceder. No funcionaría.
Para empezar, la única manera en que puede tener éxito un cambio de régimen mediante un ataque armado sería si los militares de Estados Unidos tomaran la iniciativa. Dejando de lado el factor Donald Trump por el momento, el legado de cerca de un siglo de intervenciones directas o indirectas de Estados Unidos en los asuntos internos de casi todos los países de América implica que nadie en el hemisferio va a apoyar una invasión militar directa de Washington.
Tal vez un país latinoamericano como Brasil podría dirigir las fuerzas estadounidenses, como ocurrió como la misión de observadores militares MOMEP de las Naciones Unidas, que arbitró el conflicto Ecuador-Perú en la década de 1990. En efecto, esto sería consistente con los llamados por una mayor asociación regional lanzada por el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, almirante Kurt Tidd, en un testimonio ante el Congreso en abril. Sin embargo, emprender ejercicios conjuntos de entrenamiento militar en la selva en la Amazonia brasileña es muy diferente a permitir que una fuerza extranjera envíe tropas estadounidenses a la batalla e, inevitablemente, a la muerte. También asume que Trump rechazaría la oportunidad de probarse a sí mismo como el más grande líder militar en la historia de Estados Unidos.
Aún así, asumamos como hipótesis que Trump decidiera dejar el liderazgo de la operación a socios regionales, poniendo a su disposición el poder total de las fuerzas armadas de Estados Unidos. ¿Quién en América tendría la capacidad de planear y dirigir esa invasión? No es por criticar la calidad del liderazgo militar a lo largo de la región, pero sí hay que señalar que la escala logística y estratégica de una operación así está simplemente más allá de los programas de entrenamiento del conjunto de los cuerpos de oficiales de Latinoamérica. Un brasileño, un chileno, un colombiano o un mexicano podría ser el jefe, pero en realidad la operación y el control estratégico descansaría en los militares estadounidenses y en Washington. Al final, la idea de Hausmann solamente crearía más confusión en un país que arrastra una larga crisis política y económica, las razones por las cuales el llamado de Hausmann a una intervención armada en Venezuela probablemente caerá en oídos sordos……

La soberanía es un sacrosanto principio en la diplomacia latinoamericana. Los asuntos interamericanos están consistentemente marcados por el bloque de precedentes que permitirían algún tipo de intervención extranjera futura en asuntos internos. En efecto, sólo se necesita mirar las dificultades de la Organización de Estados Americanos para aplicar la Carta Democrática Interamericana en el caso venezolano.

Hausmann busca rodear el desafío de la soberanía sugiriendo que la Asamblea Nacional lleve a juicio político a Maduro y nombre un nuevo gobierno que pueda hacer entrar a una fuerza extranjera de liberación.. Esto es un tecnicismo que no va a impresionar a los diplomáticos de la región. No está muy lejos de alcanzar a ver esto utilizado como un precedente para intervenciones armadas la próxima vez que haya conflictos grandes entre el ejecutivo y el legislativo de otros países latinoamericanos como, dependiendo del grado de militancia de cada uno, Bolivia, Brasil, Ecuador, Honduras o Nicaragua.

Tal vez la crítica más dura hacia la propuesta de Hausmann viene por su falta de consideración de la historia de las intervenciones armadas para imponer la democracia. Como lo han demostrado claramente las aventuras de Estados Unidos en Oriente Medio, simplemente no funcionan. Los líderes de América Latina saben esto y se refleja en su manera de promover la democracia.
Un régimen político, ya sea autoritario o democrático, se apoya en el subyacente balance de poder social y económico del país.. El actual malestar en Venezuela refleja la realidad de caminar por esta tensa cuerda política. Cuando el entonces presidente venezolano Hugo Chávez trató de revisar la Constitución en 2007, el electorado decidió que implicaba una indebida ampliación del poder del presidente y la rechazó. Años después y en una situación similar, los venezolanos respondieron con preocupación a la presidencia de Maduro en 2015 dándole a la oposición una victoria contundente en las elecciones legislativas. Controles y balances estaban en democrática operación. Las ambiciones del gobernante PSUV eran restringidas, pero siguió en el poder porque la oposición no pudo ofrecer una alternativa creíble que pudiera lidiar con los desafíos que enfrentaba una legión de pobres en el país.

Más allá de la aparente ausencia de una oposición creíble en Venezuela, una de las principales razones por las que Maduro ha sobrevivido políticamente es el férreo control de su régimen sobre los militares y la economía. Los intereses de las élites están ahora fuertemente enlazados con el control total del estado. Desestabilizar los intereses representados por el acuerdo de Maduro con las fuerzas armadas podría profundizar la pobreza y conducir potencialmente a una catastrófica guerra civil. De nuevo, la oposición no está ofreciendo un camino claro para manejar estos desafíos, lo que deja a la gente con el demonio que conocen y no con el gran infierno que podría venir.

Para los venezolanos, esto apunta a un desastre aún mayor que el que destaca Hausmann. Parece no ser una opción creíble para un gobierno competente. Aún si lo hubiera sido, los tecnócratas y burócratas necesarios para hacer funcionar un país ya se han ido o han sido expulsados del gobierno, dejando preguntas reales sobre la capacidad doméstica para reconstruir el país. Mezcle esto con el llamado de Hausmann por una intervención armada para restaurar la democracia y tendrá la receta para una sostenida ocupación militar que podría ser convenientemente fondeada por la mayor reserva de crudo del mundo. De nuevo, hemos visto qué tan mal ha funcionado esto en Oriente Medio.

La tragedia de Venezuela es extremadamente compleja y se resiste a las soluciones simplistas. Proponer ideas sin respaldo como una intervención armada es una pérdida del valioso tiempo de los actores políticos que están presionados por cuestiones más urgentes tales como llevar apoyo humanitario a Venezuela y asegurar a la élite política corrupta que se les permitirá una salida tranquila si promueven una transición de regreso al gobierno representativo.

La congoja y el dolor de Hausmann es entendible y compartida. La intervención por invitación, sin embargo, no es una solución viable a la crisis de Venezuela.

Burges es profesor titular de relaciones internacionales de la Universidad Nacional de Australia y profesor visitante de la Universidad de Carleton.

Chagas Bastos es un investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Cambridge

 

http://americasquarterly.org/content/invadir-venezuela-es-una-pesima-idea

Imprimir