Daniel Comisso Urdaneta

Luego de 20 años de lucha contra el régimen castro chavista, a pesar de todos los desacuerdos y desencuentros, ya se percibe con gran energía el desenlace esperado a favor de la Nueva Venezuela.

En todos los sectores se habla del Día Después.  Grupos interdisciplinarios altamente calificados han propuesto los lineamientos generales que deben seguirse para la reinstitucionalización de la república, una vez llegado el día después.

Líderes y dirigentes como María Corina Machado, Diego Arria, Antonio Ledezma, entre otros, han asumido la iniciativa y la responsabilidad de indicar el camino hacia ese día.

Todos los sectores y dirigentes que hasta no hace mucho sólo creían en la vía electoral como única acción en contra del régimen castro chavista, ya se incluyen dentro de los que no apoyarán la participación a las elecciones de abril, convocadas por el régimen.  Uniéndose así, al consenso nacional e internacional, que desde el inicio de esta aberración la declaró irrita y decretó el desconocimiento de sus resultados.  Inclusive la MUD, ya se pronunció al respecto.

Todo ello es producto del aprendizaje de la lección, con el que hoy; ciudadanos, instituciones y organismos nacionales, regionales y mundiales pueden establecer con gran claridad, fundamento, asertividad y efectividad, la manera de actuar en contra de la tiranía vigente.

Todo ello es producto de que todos (cuando digo todos es todos, de arriba a abajo y de derecha a izquierda, todos) estamos ya claros y conscientes de; por qué llegó el castro comunismo; por qué no hubo la respuesta institucional adecuada para rechazarlo; por qué nos tardamos 20 años en asumir tal responsabilidad con el país destrozado; por qué debemos derrocar a este régimen traidor y delincuente y; por qué no debemos permitir que una tragedia como esta se repita en nuestro país.

Esta lección aprendida es la clave inicial para, de una vez y por todas, ahora sí, conociendo con claridad dónde está cada quien y a qué propósito apoya, lograr una nueva, verdadera y fuerte UNIDAD con una dirigencia que logre la cohesión requerida y coordinación de acciones coherentes orientadas al logro de la llegada al tan anhelado y por fin consensuado Día Después, lo más pronto posible.

La misión ya está configurada.  Una misión se compone de; una(s) tarea(s) bien definidas para lograr el propósito o fin claramente establecido.  Sólo el logro, consolidado, de este propósito o fin, da por cumplida cabalmente la misión.

Si asumimos que hoy tenemos un consenso logrado para nuestra lucha, me permito entonces, salvo mejores opiniones, plantear la misión; “Aprender e identificar los motivos por los cuales fuimos invadidos por el castro comunismo durante 20 años.  Organizar y ejecutar una acción nacional integral y continua hasta derrocar al castro chavismo; con el propósito de recuperar la república.”

Una vez cumplida la misión, estaremos en los albores del Día Después.  Pero, mis respetados compatriotas, para que amanezcamos en el día después, inexorablemente debemos cumplir las tareas el día antes.

Ya hemos hecho la primera parte, hemos aprendido la lección, pero nos falta la segunda, debemos derrotar al castro comunismo instaurado.  Esta segunda tarea, si bien difícil, pienso que ya está visualizada y sólo requiere – que ya está sucediendo – que los dirigentes asuman el rol de convocar a todos los sectores (políticos, civiles, militares, empresariales, sindicales, clero) a los ciudadanos.  Ya se han hecho todos los llamados, ya el mundo está de acuerdo, todos esperan la reacción del soberano en defensa de la constitución, así pues, una vez accionado el derecho a ejercer la soberanía de manera directa (arts.  5, 333, 350 CRBV), se lograrán el apoyo humanitario, el punto de inflexión, el momento de quiebre y la derrota del régimen.  Todo esto se percibe.

Con lo cual, al término de ese inolvidable día antes, habremos recuperado la República de Venezuela y cumplida la misión.  Ahora sí y no antes, se podrán ejecutar todos los procesos de transición y de reconstrucción nacional establecidos para la emancipación de la Nueva Venezuela, con un futuro digno para las nuevas generaciones.

Daniel Comisso Urdaneta CA (A.R.V.) 3.793.306

RV: Reflexión RA XLIV

Para: Maritza De Castillo, Pedro Paul Bello, Armando AzpuruaAlfredo Weil (gmail)DANIEL LASHKOFF y 30 más…Asunto: Reflexión RA XLIV

Enviado por: Lino Dacourd tjoc2@hotmail.com

Imprimir
Comentarios con Facebook

Escribe tu comentario: