Que sea el Pueblo que decida

El cambio toca a nuestra puerta, grandes remedios se esperan para considerables males que se viven.  Corren los días de julio frente a una situación que inspira interés.  La represión del régimen y la resistencia de la sociedad venezolana juegan un papel, según se observa, en lo que significa el futuro del país.

El régimen nos llevó a una sociedad polarizada, con severa crisis de gobernabilidad y falta de voluntad política para cumplir con los acuerdos del diálogo.  La expresión más clara está representada por la violencia criminal desenfrenada y estimulada desde el alto poder, “si no podemos con los votos, actuaremos con las armas”.  La actitud del gobierno busca debilitar al oponente, controlarlo y agotarlo hasta que se entregue a la desesperanza.

La represión cada día es más violenta y cuenta con muy poco respaldo popular, siembra el terror y se apoya en su estructura de confrontación para generar más violencia y muerte.  El camino que recorremos de caos, hacia una Constituyente producto del diseño político de La Habana para establecer definitivamente el modelo comunista cubano, se puede frenar con el plebiscito contra Maduro el próximo 16 de julio, con gente en la calle.

¡Es la calle!  La juventud venezolana resiste en las calles, acompañada por una inmensa voluntad de cambio político y una creciente fe y esperanza en su país.  El sentimiento más extendido hoy en Venezuela se expresa en la fe y la esperanza de la juventud en su patria.

Al mismo tiempo, busca en lo más profundo del alma nacional, la participación de todos los venezolanos para detener el modelo comunista fracasado.  La juventud ama su libertad, y no la va a sacrificar ante los demagogos que ofrecen solamente “robolución”.  Por ello, Venezuela entera entiende a los jóvenes que se juegan la vida.

Y la Nación insatisfecha, igualmente, ama la libertad, pero lucha por el pan de sus hijos.  Ama la paz y postula la justicia y el bien común.  Por tanto, el pueblo no está dispuesto a aceptar atropellos de proyectos importados que tratan de implantar el terrorismo.  Es el pueblo quien debe determinar su propio destino.  El 16 de julio, hay que poner a disposición del pueblo, la soberanía nacional.

Jesús Alberto Barrios R. – 4-7-2017

https://twitter.com/jesus_albertob?lang=es

http://www.diarioelnacionalista.com.ve/2017/07/04/absueltos-de-sumision-y-dependencia.html

Imprimir